Budismo

Budismo - Enseñanzas del Buda

Poligamia y Poliandria

25 de Noviembre, 2013 a las 4:37 pm En General
Etiquetas: budismo

 

En la cultura tradicional tibetana la poligamia y poliandria fueron siempre aceptadas, mujeres casadas con dos o más hombres, no era algo extraño; y entre aquellos sus propios hermanos. En cuanto a los hombres el tener más de una esposa era supeditado a si el hombre pertenecía a la nobleza o detentaba riqueza, las esposas en estos matrimonios suelen ser hermanas o ser consideradas como tales tras la unión, debido a que estas relaciones no son vistas como inapropiadas. A veces padre e hijo tiene una esposa común, esta es una estructura familiar única en el mundo, los tibetanos nómadas en Nepal practicaron la poliandria fraternal hasta el año 2010, actualmente la monogamia se ha vuelto popular en todas las áreas del Tíbet moderno, sin embargo; en el budismo tibetano Vajrayana, no es extraño tener más de un cónyuge, concretamente para ciertas prácticas espirituales.

Esta forma de matrimonio persiste hoy en día en ciertas áreas culturales tibetanas, ya que muchas personas alientan la poligamia para mantener el sistema de clanes "Pacuo". El concepto de matrimonio difiere al que se tiene en occidente, por ende; las ceremonias o previos (noviazgo), se pueden resumir, al secuestro de la mujer, al mantenerla cautiva y forzarla a la unión en contra de su voluntad y sin su conocimiento previo. Cabe señalar que si el novio no conocía a la novia y esta era secuestrada por los amigos del novio (grupo étnico) o por los padres, el novio estaba en su derecho en exigir su retorno.

La poliandria también es común para los budistas que viven en Ladakh, Bhután, y en otras partes del subcontinente indio. Según la ley regulada por el gobierno indonesio, los hombres budistas pueden tener más de una esposa, no se sabe con exactitud cual es el porcentaje de hombres budistas que practican la poligamia, lo que si es claro es que representa una desventaja para las mujeres budistas.

El Rey Mongkut (polígamo) fue durante 27 años un monje budista antes de convertirse en rey. La posibilidad de practicar la poligamia por parte de los hombres budistas luce aceptable en el Budismo temprano ya que no hay ninguna regla explícita en el Tipiaka que prohíba la poligamia. Y también, como se puede observar en aquellos textos budistas, hay muchos discípulos del Buda que practicaban la poligamia, tal como el Rey Pasenadi de Kosala, según en el Piyajātika Sutta su esposa principal era la Reina Mallika, y su segunda esposa la Reina Vāsabhā. Asi como el Rey Bimbisara, cuya esposa principal fue la Reina Kosaladevī  y las demás esposas eran Khemā, la cortesana Padumavatī  y también Ambapālī. Esto es debido a que el budismo temprano considera el matrimonio como un asunto secular; por lo tanto, no está claramente regulado en el Tipiaka.

__/\__ Yō kō.

Comentarios (0)

El Renacimiento según el Budismo (Reencarnacion para los Hindúes)

21 de Julio, 2012 a las 10:56 am En BudismoFilosofía
Etiquetas: buda budismo tibetano reencarnacion hindúes conciencia mundo material existencia desintegración universo ciclo mente creador renacimiento vidas sucesivas entidad cuerpo impermanencia budismo

La base sobre la que los budistas aceptan el concepto de

renacimiento es principalmente la continuidad de la conciencia.

Tomemos, por ejemplo, el mundo material: a todos los

elementos de nuestro universo presente, hasta los más minúsculos,

se les puede seguir la pista, según creemos, hasta

un origen, un punto inicial en el que todos los elementos del

mundo material están condensados en lo que técnicamente se

conoce como «partículas elementales». Estas partículas, a su

vez, son el estado resultante de la desintegración de un

universo anterior. Así pues, existe un ciclo constante en el

que el universo evoluciona y se desintegra, y luego vuelve de

nuevo a existir.

La mente es muy similar. El hecho de que poseemos

algo llamado «mente» o «conciencia» es de todo punto evidente,

puesto que nuestra experiencia testifica su presencia.

Igualmente evidente es, y también por experiencia propia,

que lo que llamamos «mente» o «conciencia» es algo que está

sujeto a cambio cuando se expone a diversas condiciones y

circunstancias. Esto nos muestra su naturaleza momento a

momento, su susceptibilidad al cambio.

Otro hecho evidente es que los planos más manifiestos

de la «mente» o «conciencia» están íntimamente relacionados

con los estados fisiológicos del cuerpo y, en realidad, dependen

de ellos. Pero tiene que haber alguna base, energía o

fuente que confiere a la mente, cuando interacciona con las

partículas materiales, la capacidad de producir seres vivos

conscientes.

Igual como sucede en el plano material, también la

conciencia tiene que tener su continuo en el pasado. Así, si

seguimos la pista hacia atrás a nuestra mente o conciencia

presente, comprobaremos que estamos buscando el origen de

la continuidad de la mente, la cual, de modo similar al

origen del universo material, tiene una dimensión infinita;

carece de principio, como veremos.

Por consiguiente, tiene que haber renacimientos sucesivos

que permitan la existencia de ese continuo de la mente.

El budismo cree en la causalidad universal, en que todo

está sujeto a cambio, a causas y condiciones. Así pues, no

hay lugar para un creador divino ni para seres creados por

sí mismos; antes bien, todo surge a consecuencia de causas y

condiciones. Por lo tanto, también la mente, o la conciencia,

llega a existir a consecuencia de sus instantes anteriores.

Al hablar de causas y condiciones, hay dos categorías

principales: causas substanciales, es decir aquello de lo cual

se produce algo, y factores cooperativos, que contribuyen a

esa causalidad En el caso de la mente y el cuerpo, si bien

se influyen mutuamente, ninguno de los dos puede convertirse

en substancia del otro. [...] M la mente ni la materia,

aunque mutuamente dependientes, pueden servir de causa

sustancial la una de la otra.

Esta es la base sobre la cual el budismo acepta el

renacimiento.''

 

La mayoría de la gente interpreta la palabra «reencarnación»

en el sentido de que hay alguna «cosa» que se reencarna, que

viaja de vida en vida. Pero el budismo no cree en una entidad

independiente e inmutable, como un yo o un alma, que sobreviva

a la muerte del cuerpo. Lo que proporciona la continuidad

entre vidas sucesivas, creemos, no es una entidad, sino el más

sutil de los planos de la conciencia. El Dalai Lama explica:

Según la explicación budista, el principio creativo fundamental

es la conciencia.

Hay distintos planos de conciencia. La

que llamamos conciencia sutil más interior está siempre

presente. La continuidad de la conciencia es casi como algo

 

permanente, como las partículas elementales. En el campo de

la materia son las partículas elementales; en el campo de la

conciencia, es la Luz Clara. [...] La Luz Clara, con su

energía especial, establece la conexión con la conciencia."

La manera exacta en que se produce el renacimiento queda

bien ilustrada con el siguiente ejemplo:

Las existencias sucesivas de una sene de renacimientos no

son como las perlas de un collar, que se mantienen unidas

gracias a un cordón, el «alma», que pasa a través de todas

ellas; más bien son como dados puestos el uno encima del

otro formando una pila. Cada uno de los dados está separado,

pero sostiene al de arriba, con el que está conectado

funcionalmente. Entre los dados no hay identidad, sino condicionalidad.

En las escrituras budistas se encuentra una explicación muy

clara de este proceso de condicionalidad. El sabio budista Nagasena

se la expuso al rey Milinda en una famosa serie de respuestas

a las preguntas que el rey le formulaba.

—Cuando alguien renace —preguntó el rey a Nagasena—,

¿es el mismo que acaba de morir o es distinto?

—No es el mismo ni es distinto... —contestó Nagasena—.

Decidme: si un hombre encendiera una lámpara, ¿podría proporcionarle

luz toda la noche?»

-Sí.

—Entonces, la llama que arde en la primera vigilia de la

noche, ¿es la misma que la que arde en la segunda o en la última?

-No.

—¿Significa eso que hay una lámpara en la primera vigilia

de la noche, otra en la segunda y otra en la tercera?

—No, la luz brilla toda la noche debido a esa única lámpara.

—El renacimiento es muy parecido: un fenómeno surge y

otro cesa simultáneamente. Así, el primer acto de conciencia en

la nueva existencia no es el mismo que el último acto de

conciencia en la existencia anterior, y tampoco es distinto.

El rey le pide otro ejemplo que ilustre la naturaleza exacta

de esta dependencia y Nagasena la compara con la leche: la

cuajada, la mantequilla o el ghee que se obtienen de la leche no

son nunca lo mismo que la leche, pero dependen completamente

de ella para su producción.

Entonces el rey le pregunta:

—Si no hay ningún ser que pase de un cuerpo a otro, ¿no

deberíamos quedar libres de todos las actos negativos que hemos

cometido en vidas pasadas?

Nagasena propone este ejemplo: un hombre roba unos

mangos. Los mangos que ha robado no son exactamente los

mismos mangos que la otra persona había plantado y poseía en

un principio, conque ¿cómo se le puede considerar merecedor

de castigo? El motivo de que lo merezca, dice Nagasena, es que

los mangos robados crecieron sólo por causa de los que su

dueño plantó en un principio. Del mismo modo, es por causa

de nuestras acciones en una vida, puras o impuras, por lo que

quedamos conectados con otra vida, y no nos libramos de sus

consecuencias.

 

 

FUENTE: "El Libro tibetano de la vida y la muerte"

SOGYAL RIMPOC

Comentarios (0)

Leal

06 de Julio, 2012 a las 8:38 pm En GeneralFilosofía
Etiquetas: budismo leal cuerpo mente espiritu equilibrio reflexion practica espiritual disfrute

“Ser leal a uno mismo, significa tener una práctica espiritual que disfrute y brinde diariamente, equilibrio de cuerpo, mente y espíritu” _/\_

Comentarios (0)

Dificultades

06 de Julio, 2012 a las 4:32 pm En BudismoNichiren
Etiquetas: budismo dificultades problemas nichiren shonin santos sabios nunca gosho goibun

Nunca permita que las dificultades de la vida le extravíen ... nadie puede evitar los problemas, ni siquiera los santos o sabios.

Nichiren Shonin.

Comentarios (0)

Odio

06 de Julio, 2012 a las 4:31 pm En Budismo
Etiquetas: odio budismo dharma buda filosofia nunca dharma del buda Persona enseñanza

“El odio nunca termina si pagas el odio con odio. Por lo tanto, la persona que conoce el Dharma del Buda arroja lejos el odio.”

Gasshō _/\_ Yō kō

Comentarios (0)

Enseñanza = Dharma

06 de Julio, 2012 a las 4:29 pm En BudismoFilosofía
Etiquetas: budismo enseñanza dharma mal bien mente enseñanza de los budas filosofia purificar practicar hacer

No hacer el mal,
practicar el bien,
purificar la mente.
Ésta es la enseñanza de los Budas!

Comentarios (0)

Felicidad!

06 de Julio, 2012 a las 4:28 pm En GeneralBudismo
Etiquetas: budismo felicidad buda camino filosofia enseñanza frases del buda dharma sabiduria pureza

No hay un camino a la felicidad. La felicidad es el camino.

Buda

Comentarios (0)

Corazón!

06 de Julio, 2012 a las 4:25 pm En GeneralBudismoFilosofía
Etiquetas: buda budismo nichiren sangha felicidad corazon intencion karma causa y efecto actos sufrimiento

Todo la dicha que hay en este mundo,
toda proviene de desear que los demás sean felices;
y todo el sufrimiento que hay en este mundo,
todo proviene de desear ser feliz yo.
Puesto que la ley del karma es inevitable e infalible, cada
vez que perjudicamos a otros nos perjudicamos directamente a
nosotros mismos, y cada vez que les proporcionamos felicidad,
nos proporcionamos a nosotros mismos felicidad futura.

En el Budismo lo mas importante es el Corazón!

Ya sea buena o mala, nuestra intención es la que determina el fruto de nuestros actos.

Comentarios (0)

Apego.

06 de Julio, 2012 a las 3:58 pm En GeneralBudismo
Etiquetas: budismo apego deseo ignorancia percepcion ego causas sufrimiento aversion desprecio dañino apego inverso

Deseo. Aferramiento. Sensación causada por la ignorancia, consistente en la falsa percepción de que las cosas sean más importantes cuanto más afines a nuestro ego sean. La ignorancia del apego es la causa de todos los sufrimientos. La aversión, el desprecio y sensaciones similares, son consideradas una forma de apego inverso, igualmente dañino.

Comentarios (0)

Karma = Acción

06 de Julio, 2012 a las 3:37 pm En GeneralBudismo
Etiquetas: karma accion budismo acciones negativas buenas acciones tiempo poder buda beneficio fuego agua chispa montaña

«No descuides las acciones negativas sólo porque son pequeñas; por pequeña que sea una chispa, puede incendiar un pajar grande como una montaña».

«No descuides las buenas acciones pequeñas creyendo que no aportan ningún beneficio; incluso las menores gotas de agua acaban llenando un recipiente enorme».

El karma no se deteriora como las cosas externas ni se vuelve jamás inoperante. No puede ser destruido «por el tiempo, el fuego ni el agua».

Su poder no desaparece nunca, hasta que madura.

Buda.

Comentarios (0)