Budismo

Budismo - Enseñanzas del Buda

Apego.

06 de Julio, 2012 a las 3:58 pm En GeneralBudismo
Etiquetas: budismo apego deseo ignorancia percepcion ego causas sufrimiento aversion desprecio dañino apego inverso

Deseo. Aferramiento. Sensación causada por la ignorancia, consistente en la falsa percepción de que las cosas sean más importantes cuanto más afines a nuestro ego sean. La ignorancia del apego es la causa de todos los sufrimientos. La aversión, el desprecio y sensaciones similares, son consideradas una forma de apego inverso, igualmente dañino.

Comentarios (0)

La Flor del Loto Budista:

12 de May, 2012 a las 1:36 pm En BudismoSutra Del Loto
Etiquetas: flor del loto budistas dharma buda virtud budismo deseo corazon cuerpo y mente

La Flor del Loto nace de entre el barro para abrirse pura y perfecta, es de ahí de donde los budistas iniciaron su respeto y veneración a la imagen del loto.


Los pétalos que se abren simbolizan el crecimiento espiritual. Representa renovación, perfección y simpleza. También representa el sol y la rueda del nacimiento y del renacimiento, ya que sus pétalos se abren al amanecer y se cierran cuando oscurece. Los budistas, que respetan profundamente esta flor, comparan sus cuatro virtudes: fragancia, limpieza, ternura y suavidad; con las cuatro virtudes del reino del Dharma (las enseñanzas del Buda, El Iluminado): permanencia, regocijo, sí mismo y pureza. Simboliza la pureza de cuerpo y mente que crece sobre el barro de la tentación y el deseo.


También es comparada con el corazón, y simboliza que todo lo creado lleva en su ser más interno, algo comparable a la Flor de Loto, desarrollándose. La flor que se alza sobre el agua es uno de los más antiguos símbolos, y de los más frecuentemente representados atributos de sus personajes humanos y celestiales. El loto sirve como asiento o trono para Buda o los Budas, indicando un nacimiento divino. Buda, nació con la habilidad de caminar y en donde pusiera sus pies nacerían

Flores del Loto.

Comentarios (0)

Una persona enfadada

04 de May, 2012 a las 2:35 am En General
Etiquetas: enfado enemigos deseo infierno filosofia causa y efecto budismo felices

Siete cosas les suceden a aquéllos que están enfadados, y que terminan haciendo a sus enemigos felices:

 

Algunas personas desean que sus enemigos se vuelvan feos. Pero cuando la gente está enfadada, incluso aunque estén muy limpios, bien vestidos, y con el pelo bien cortado, son ellos los que se vuelven feos. ¡Esto es exactamente lo que sus enemigos desearían!

 

Algunas personas desean que sus enemigos duerman mal. Pero cuando la gente está enfadada, aunque duerman en camas lujosas, con sábanas blancas, cojines de plumas y hermosas mantas, dormirán muy mal a causa de su ira. ¡Esto, también, es exactamente lo que sus enemigos desearían!

 

Algunos desean que sus enemigos fracasen en los negocios. Pero cuando la gente está enfadada, se siente confusa: cuando sufren una pérdida, piensan que han obtenido una ganancia; cuando tienen una ganancia, piensan que han sufrido una pérdida. Esto les conduce a una preocupación constante, ¡que es exactamente lo que sus enemigos desearían!

 

Algunos desean que sus enemigos no tengan riquezas. Pero cuando la gente está enfadada, incluso aunque tengan riquezas que les han costado mucho trabajo de acumular, se comportarán deshonestamente y terminarán en la cárcel o pagando multas por sus fechorías y podrán llegar hasta perder sus fortunas. ¡Esto es exactamente lo que sus enemigos desearían!

 

Algunos desean que sus enemigos pierdan su reputación. Pero cuando la gente está enfadada, sea cual sea su reputación, y lo que les haya costado de ganar, ésta desaparecerá, ¡que es exactamente lo que sus enemigos desearían!

 

Algunos desean que sus enemigos no tengan amigos. Pero cuando la gente está enfadada, sus amigos y familiares les evitan a causa de su carácter. ¡Esto es exactamente lo que sus enemigos desearían!

 

Y, por último, algunas personas desean que sus enemigos vayan al infierno. Pero cuando la gente está enfadada, comete todo tipo de faltas, en su conducta, en su habla y en sus pensamientos. Al morir, serán ellos los que vayan al infierno, ¡que es exactamente lo que sus enemigos desearían!

 

Estas son las siete cosas que les suceden a las personas enfadadas, y que terminan haciendo felices a sus enemigos.

Comentarios (0)